A veces el amor construye restaurantes…

Volver Atrás

¿Alguna vez se han puesto a pensar en la manera en que las historias de amor de gente

que no conocemos impactan nuestras vidas? A mi eso me parece fascinante. El año
pasado, escuché y participé de varias conversaciones a propósito del disco de Beyonce
y la puesta de cuerno de su rapero marido. Historias de amor y desamor que no sólo
transforman la vida de quienes las viven, sino también de quienes las observan e incluso
de quienes no se dan por enterados.
A propósito de historias de amor, hace muchos años estuve casada. Lo mejor de
haberme casado joven fue que casi siempre andábamos de vagos, los conciertos y los
amigos músicos nos llevaron a visitar varias ciudades importantes con variedad en
opciones de comida.

Entre el bonche de personajes de concierto, músicos e ingenieros de sonido, tuve el
gusto de conocer al Jerry, quien en aquéllos años trabajaba como ingeniero de sonido
del legendario Roxy Theatre. El Jerry, tenía especial afición por las chicas provenientes
de Asia, así que mientras viajábamos a su lado, sólo nos sentábamos en mesas que
sirvieran comida japonesa, vietnami y tailandesa.
Justo de esa manera dio inicio mi amor por la comida tailandesa, y con él, un largo
sufrimiento, porque no había ningún restaurante que la sirviera en el área de Mexicali.
Desde hace años abrió uno en El Centro, y aunque no es malo, tampoco llega a tener el
sabor de lo que en otros lugares he probado. Además, está la complicación de las filas y
todo eso, o sea, hasta hace tiempo, era difícil aliviar el antojo de este tipo de comida de
manera pronta y expedita.
Para mi buena suerte, hace 5 años abrieron el Bangkok Thai Cuisine en esta ciudad, y
obvio me convertí en una regular visitante del lugar. Justo poco antes de que yo
empezara a escribir el Chicali Tragó,n el lugar cerró avisando que pronto estarían
ubicados en un nuevo local. Eso si mal no recuerdo, fue a finales del 2015 y tardaron
algo en reaparecer.

Sin hacer mucho ruido por fin abrieron sus puertas hace poco más de dos semanas,
Prontamente nos apersonamos en el restaurante Priscila y yo, para por fin degustar y
preguntar lo preguntable para compartirlo con la comunidad lectora de este su Chicali
Tragón.
Sawitree Song Sawang, es la tailandesa detrás de este proyecto, quien junto con su
esposo Rubén Arias, le dieron forma a esta opción culinaria en la ciudad. Lo mejor de
esta historia, es que mi amor por la comida thai y el sufrimiento de no tenerla, terminó
gracias a otra historia de amor.

En lo que el amable personal del Bangkok preparaban la mesa, Rubén y Sawitree nos
contaron la historia de cómo se gestó este restaurante. Todo empezó hace nueve años,
cuando tras algunos meses de pláticas online, Rubén decidió visitar a Sawitree en
Bangkok, para nuestra buena suerte, ellos se enamoraron y en cuatro meses Rubén
convenció a Sawitree de venirse a vivir para acá.
Ya una vez aclimatada, empezaron a planear el restaurante junto con los hijos de
Rubén, pero no era sencillo, ya que querían que la comida fuera lo más tailandesa
posible, con el cuidado total de ingredientes y con cocineros tailandeses cuidando el
sazón.
Por fortuna, los cachanillas adoptaron gustosos la propuesta de sabores, pero
desparecieron del radar por un tiempo para andar viajando. Felices de reencontrarnos
con el sabor que recordábamos del Bangkok, nos sentamos a la mesa a dar cuenta de
los platillos que Sawitree consideró son los más clásicos de su cocina.
Rodeadas de detalles decorativos de ésta cultura asiática, y con una mesa llena de
colores y sabores, arrancamos con unos rollos primavera, que son más o menos la
versión tailandesa del taco: hoja de arroz rellena de lechuga, menta, fideos de arroz y
enormes camarones, se acompañan con una deliciosa y cremosa salsa de cacahuate
que contrasta de manera perfecta con lo fresco de los ingredientes, porque ojo, estos
rollos primavera no son fritos, así que cero culpa.
Tras el excelente primer plato pasamos a la sorpresa de la tarde: ensalada de papaya.
Escribo sorpresa, porque cuando nos dijeron la palabra papaya pensamos en la que
conocemos por estos lares y que no relacionamos con ensalada. Si a ustedes les pasó
lo mismo, relax; esta es una papaya tailandesa, que se parece más en su textura al

pepino pero en versión dulce. El platillo se llama Som Tam, y es la papaya rayada,
acompañada de zanahoria, tomates cherry, ejotes, camarones, salsa dulce y trocitos de
cacahuate. Veredicto: muy refrescante y sabrosa, ¡anotada para la próxima visita!
Como platos principales nos sirvieron una sopa y un curry. La sopa es un espectáculo
por si misma, porque la sirven en un plato metálico sobre un mechero que la mantiene
caliente, su nombre es Tom Yan Ku, y creo que es uno de mis sabores favoritos en el
mundo, ya que su contraste de ingredientes la hacen única: pasta de chile, soya,
champiñones, camarón, hierba de limón y leche evaporada, es el conjunto de todos los
sabores juntos, ácido, enchiloso, dulce y cremoso, es como caricia y cosquillas para el
paladar.

Por último, atacamos el curry, que en este caso es verde y también cremoso, el sabor es
al mismo tiempo intenso y delicado, ya que lleva albahaca, leche de coco y papas. Se
acompaña de arroz blanco jazmín, cuyo olor es casi dulce y la consistencia esponjosa.
Tratando de hacer una traducción podría decir que este curry es la versión tailandesa del
mole, por la complejidad y contraste de sus sabores, ¿veredicto?: enamoradas del curry
verde.
Cerramos la tarde con un postre de arroz dulce, mango y nieve de piña, para solo
reafirmar que la comida thai puede provocar un amor profundo, porque es de sabores
intensos, contrastantes y lo mejor, muy frescos.
Cierro esta edición deseando que más cachanillas se enamoren de extranjeros, y así
importemos con su amor más opciones de comida.
El Bangkok Thai Cuisine está ubicado en el local 9B de Plaza Cataviña sobre la Calzada
Cetys. Abren de martes a domingo de 12 a 8 pm, por cierto, Sawitree no puede vivir sin
comida tailandesa, pero ya se enamoró de nuestros tacos al pastor.

*Mexicalense, comunicóloga e historiadora por la UABC, voz de radio en Los 40 Mexicali
y directora de Punto 56 Centro de Estudios Fotográficos.

 

CT BANGKOK 7 CT BANGKOK 8 CT BANGKOK 14 CT BANGKOK 10

Quizás te guste